Soberbia

Sabes que lo conseguiré, y que no pretendo nada más
que llegar hasta tu casa, tu cama, tu colchón.
Para hacerte olvidar a todos aquellos amantes
que estuvieron ahí, antes que yo, disfrutándote.

Ambos sabemos que ninguno de ellos te hizo el amor
como te cabalgaré, como te guiaré, como te follaré;
y que tampoco sabrán beber y comer tu cuerpo
con mayor deseo y placer que mi glotona lengua.

Ambos sabemos que todos se cansaron antes que yo,
que solo quiero estar entre tus piernas y tu sexo siempre.
Que no me hace falta el descanso, ni el sueño
si desde tu cama se me curan todos mis vicios,
si solo al tenerte bajo mi control curo mi frustración
por no haber sido el primero, pero sí el mejor.

Sabes que siempre llevaré una sed incapaz del calmarse,
Ser el mejor no es solo cuestión de orgullo, sino realidad.

Avaricia

Esta noche debería estar escribiendo algo sobre la avaricia, podría reescribir el cuento de los gorriones y la espiga de trigo que, cegados por la codicia, pelean por ella sin saber que hay suficiente para los dos. Debería escribir sobre ese deseo, irracional, de poseer más y más, de ser dueño de todo y no serlo de nada.

Pero no puedo.

No puedo pensar en más oro que el tuyo, Mammón me expulsaría de sus filas, de sus discípulos por cambiar las riquezas por ti, las monedas por tu piel y los diamantes por tus besos. Pero nadie me avisó jamás que podría obsesionarme tanto con una persona como otros lo han hecho por el oro.

No dejo de pensar en ti. En las perlas de tus ojos y en tus labios, esos que no ceso de imaginar besándolos.

No paro de especular con cambiar todo el dinero del mundo por estar siempre a tu lado y no solo una noche. Podría ser como el Rey Midas y tener todo aquello que el mundo entero ansía y una vez poseído, cambiarlo por robarte la eternidad y disfrutarte a mi lado. Al y al cabo, el oro sí es eterno.

Envidia

Y, en el fondo, te envidio.

Tú no sabes qué es llegar a casa y encontrarla vacía, que tu única compañía sea un silencio ensordecedor que todo lo inunda.

No alcanzas a imaginar lo que es cerrar la puerta de madrugada, dejar la llave puesta en la cerradura, proteger aquella vida que no tienes.

Ni imaginas lo poco apetecible que es que tu cena solo sean los restos del almuerzo del día anterior, ya fríos en la nevera, en un mísero tupperware.

Tú no tienes ni idea de qué es dejar la televisión encendida por la noche para que haya ruido, un poco de compañía de las chicas que incitan a jugar al póker (no sabías que ya no existe la teletienda).

Y, por supuesto, jamás alcanzarás a imaginar siquiera el dolor que se siente al entrar noche tras noche en la cama y encontrarla fría y vacía, la sensación de derrota. Por eso ahora ya sabes por qué te envidio.

Ira

Quizá tú no,
pero yo, llevo la cuenta de las promesas rotas
y la rabia contenida.

Y ten por seguro, amor, que las veces que te pegué
sólo fueron por tu bien, por el de nuestro amor.
No llores, aún tienes mucho que aprender:
por ejemplo, no puedes salir sola con tus amigas
–sabes que son unas putas y no te quieren como yo–.
Tampoco debes responderme o contradecirme
–esposa, yo sé qué es lo mejor para los dos–.

Aprenderás que todas esas cosas me queman por dentro,
que todos los golpes iban cargados de rabia y enseñanzas,
que no es mi culpa si eres estúpida y no eres capaz de aprender.
Lo hago por ti, por nosotros: Créeme, amor, mira mis ojos
–inyectados en fuego– no puedo esconder siempre el puño.

Tú mientes y dices que me vuelvo loco, pero sólo es amor.
Deberás entender que no lo puedo permitir más porque,
quizá tú no, pero yo llevo la cuenta de la rabia contenida.

¿Tienes miedo princesa de mí?
Gritan tus ojos pidiendo un por qué y no existe ninguna razón…
Si esas lágrimas rasgan tu piel que maldigan a quién me creó.
{Saurom; El príncipe}

Gula

El peor de los vicios, de los pecados, no es la soberbia sino la gula.

¿Qué haces cuando te sientes solo y quieres olvidar?
¿En tu casa, cuando estás aburrido, a dónde vas?
¿Qué buscas en las ciudades -además de monumentos-?
¿Cómo celebras los grandes acontecimientos?

Todo empieza y acaba en la comida, en el exceso: comer por comer y beber para acompañar. De pequeño te educaron para entender que es uno de los pocos placeres de la vida que puedes y debes gozar en público.

Comer. A la nevera. Restaurantes. Con banquetes.

Siéntate conmigo a la mesa, toma un sorbo de vino, moja el pan en la salsa (pero no te chupes los dedos), no hagas ruido al masticar el trozo de carne ni al abrir el bogavante (ante todo los modales) y come las ostras con decencia (no es momento para la lujuria), guarda hueco para la fondue que está por llegar (siempre se acaba con el postre).

Bien, ahora ya estás preparado, has entendido parte del ritual, ahora solo te queda alcanzar la segunda parte. Es el peor de los pecados porque:

dEfoRMa tU cuErPo,
l o  e n s a n c h a,
LO AGRANDA,
lo ralentiza,
lo entor
pe ce

y llama a la pereza
para que a partir de entonces nada vuelva a ser igual.

Pero tú, amigo mío, siéntate a mi lado y sigue mojando el pan con avaricia, llegan las perdices…

Pereza

Y cada vez que voy a decirte lo que siento
hay algo que me impide hacerlo.
Mis dedos no responden o mi cabeza
encuentra otras excusas:
Tumbarme, dormir, soñar con lo que podría ser…
Y al final, simplemente, acabar no haciéndolo:
procrastinándolo.

Algunos lo llamarían pereza,
y lo tomarían como algo malo, dañino,
pero yo sé que el pecado ha sido mi mayor virtud
me ha ayudado muchas veces a no cometer errores
y me ha dado las ganas y la fuerza para term

Lujuria, por Sara Guerrero

Es querer y no poder. Es algo que recorre tu cuerpo, tu interior, y expresa lo salvaje de tu corazón. Es tu instinto animal, que no te deja respirar, que lucha y caza sin cesar. Es una mirada, una sonrisa, una sensación de… ¿temor? Fácilmente confundible con la pasión.

Si supiera cuáles son sus sentimientos, como maneja la situación… Las mentes sólo se leen en las historias de terror: qué fácil sería si pudiera hacerse en la vida real, sólo con un “click” y ya está, mi cerebro se enciende, mi mente actúa y mi cuerpo le sigue, porque sé con exactitud qué hacer en cada momento, según lo reflejado en mis pensamientos.

Puede que me equivoque, que sea el mayor error de mi vida, que me frustre por algo que quisiera repetir mil veces y, sin embargo, sea una de esas cosas que únicamente suceden una vez en la vida.

Una persona tan acostumbrada a ir por el camino recto no debería torcerse, al menos no sabiendo de antemano la prohibición del acto, pero ¿qué hacer cuando tu cabeza dice “no” pero el resto de tu cuerpo palpita la palabra “sí”? Como una polilla hacia la luz, sabe que allí encontrará casi seguro su muerte, pero no puede evitar acercarse, como si un hilo invisible la uniera a ese cuerpo, no puede correr en otra dirección que no sea la suya.

Una noche, solo una noche como tantas veces he soñado, como tantas he imaginado. La imaginación todo lo puede, todo es posible, y por eso me gusta. Pero es vana, se desvanece en cuanto abres los ojos, y no queda más que la ilusión de algo que no sucedió, sensación de vacío tan horrible y desesperante que la tristeza llega a la misma velocidad con la que se esfuma la felicidad por lo soñado.

El problema radica en ¿cómo hacerlo real? Si pudiera quitarme ese estúpido temor que mina mi cuerpo, acallar esas voces que susurran repitiendo lo que ya sé: está mal y no se debe hacer. Pero eso no significa que no arde en deseos de querer hacerlo.

Estar a solas en la oscuridad, que todo secreto sabe guardar, acercarme a su cara hasta sentir su aliento y cómo las palabras burbujean en mi garganta, en mi boca, queriendo susurrar las palabras más bellas… TE DESEO. Qué grandioso lo que conlleva y sencillo al mismo tiempo.

Ya es tarde, actué sin darme cuenta, y esas palabras llegaron a sus oídos. Mi mente no reacciona, mi cabeza da vueltas y no logro escuchar, ni ver, sólo sentir esos labios que de repente recorren los míos, ese olor exquisito de otro cuerpo pegado al mío, un peso tan delicioso cuya carga soportaría toda mi vida sin un ápice de dolor.

>Su mano acariciando mi pelo, mi cuello, mi cara; mi mano, involuntariamente, repite los mismos actos en su cuerpo como si estuviéramos reflejados en un espejo; pidiendo más, pidiendo que la noche sea eterna y no termine nunca. Rezando porque se repita otra vez, aunque lo crea imposible, aunque en el fondo de su ser sepa que no tendrá tanta suerte, a pesar de que se la juegue una y mil veces. ¿Merece la pena luchar contra lo que nos dicen que está mal? Yo diría que sí.

*Texto escrito por Sara Guerrero para Asociación di-fusión-a2, para el último libro «En Pecado Concebido».

Envidia

Y, en el fondo, te envidio. Tú no sabes lo que es llegar a casa y encontrarla vacía, cerrar la puerta de madrugada y que tu cena sean solo los restos del almuerzo del día anterior, fríos en la nevera. No tienes ni idea de qué es dejar la televisión encendida para que haya un poco más de ruido. Ni imaginas el entrar en la cama y encontrarla vacía.

Cuando No Queda Nada

Dejé atrás todos mis sueños, jamás seguí mis instintos, estaba seguro que no me llevarían a ningún sitio: ¿Por qué caminar en busca de tus sueños si corres el riesgo de no alcanzarlos nunca? Esa fue la pregunta que me acompañó durante todos los días de mi vida y jamás le di una respuesta que me llevara a luchar por ellos. Era mejor guiarme por los deseos más oscuros y conseguir subir a la cima en solitario sin sueños, ni acompañantes.

Y ahora desde aquí observo mi vida, mis recuerdos, mis temores y mis fallos. Sí, es cierto lo que dicen: todo es como una película en la que el protagonista eres tú. ¿Y sabes que es lo más triste? ¿Sabes que he descubierto? Que fui como aquel califa cordobés, Abd al-Rahman III al-Nasir, que a lo largo de su reinado de cincuenta años tan sólo conoció catorce días de felicidad. Más de 18.000 días vividos y menos de medio mes de alegría.

Me siento tan raro. Observo todos mis movimientos, veo los errores e intento remediarlos, me aconsejo, me grito… pero sé que es inútil, ahora es tarde. Ya no queda nada por lo que luchar, ni nada que perder: todo se quedó atrás, todo lo dejé abajo. Quién quiera que dijese que nunca es tarde mintió, ya es tarde, siempre lo fue para mí. Ahora empiezo a entenderlo todo, y ahora que soy consciente ¿de qué me sirve? No puedo hacer nada, ni siquiera llorar, no quedan lágrimas que derramar. Todas se quedaron allí abajo en los ojos de los demás, nunca en los míos.

Me veo con veinte años, era todo lo que un hombre de esa edad desearía tener, pero aún así yo no tenía nada y no sentía nada. Por dentro mi vida estaba vacía: mi familia rota y yo estaba solo, sin nadie a mi lado. Y nunca la tendría ya que jamás luché por un amor. En aquellos tiempos me había enamorado de una mujer de treinta y tantos años, me habían cautivado sus ojos y su pelo pero la dejé escapar igual que ella dejaba escapar mis sonrisas.

Es en estos momentos cuando no queda nada cuando lo quiero todo, hasta decirle a aquella mujer de que la amaba, y que daría mi vida por estar a su lado. Pero, veo como en aquel momento preferí jugar a su juego de miradas esquivas y perderme por siempre de su vida. Desaparecer para siempre en la oscuridad que reporta la soledad, creyendo que tal vez así sería más feliz. Jamás acepté que podría dañarme la penumbra, siempre me sentí tan cobijado en ella. Cuán equivocado estaba.

Ahora sé que mi vida fue fruto de los siete pecados capitales: la ira y la envidia nunca me dejaron ser feliz; la lujuria y la gula destruyeron mi alma; la avaricia y la soberbia nunca me dieron lo suficiente; y la pereza acompañada del resto siempre me impidió luchar por los pocos sueños que me iban quedando. Pero todo eso ahora es muy fácil de ver e imposible de remediar. Ahora dispongo de toda la eternidad para recrearme en mis pocas virtudes y destruirme una vez más en mis errores, en los fallos que no deseaba ver. En aquellas noches de lujuria desenfrenada en las que creí ser feliz con prostitutas, dónde sólo importaba la lujuria para poseerlas, la avaricia de ser más que nadie, y la soberbia de creerme el mejor.

Sin embargo si hubiera encontrado el valor para mirar en mi alma hubiera descubierto que estaba vacía, tanto como mi vida. Me veo y me repugno al recordar cómo uno a uno fui pisoteando a todas las personas que se interpusieron en mi camino hacia la gloria, hacia el ascenso. Los humillé igual que desprecié a todos aquellos que intentaron ayudarme a ser mejor persona. Siento que nunca tuve un ápice de humanidad, ni creí necesitarla. Se me hacía tan fácil ascender solo que jamás pensé en hacerlo acompañado. Cegado por el poder mi único sueño, o eso creía, era subir más y más alto. Tan alto que todos supieran de mi nombre, de mi fama, de mis empresas… y ahora aquí ¿de qué me sirve un nombre?, ¿de qué me sirve un pasado?, ¿de qué me sirve el haberme creído un Dios cuando la felicidad nunca estuvo en mi vida?

Siento que fui como el sultán del sufí: a pesar de poseer dinero, poder y posición social, tenía dos esclavos: la avaricia y la ira, que hacían moverme de forma ruin. Sin embargo, aquel sultán se arrodilló ante un derviche harapiento, algo que yo jamás hice ante nadie. Ninguna vez me di por satisfecho, nunca acepté un no por respuesta de alguien más bajo que yo, y de personas más altas, muy pocas veces también. Pero lo perdí todo y todos aquellos que trabajaban para mí, todos los que me rodeaban me dieron la espalda: a mí que lo tuve todo y fui su señor. Aquello me enfureció aún más y sólo acabó por desprestigiar más mi caída y adelantar mi muerte. Hoy, al fin, soy consciente: nunca tuve la razón y mucho menos merecí una mano amiga.

Ahora por fin sé cuáles fueron mis catorce días de felicidad: trece de ellos fueron en mi infancia cuando aún era un alma pura y no estaba corrompida, cuando no tenía la edad suficiente para comprender lo que pasaba. Fueron doce años los que viví con mis padres, en los siete últimos empecé a ser consciente de la realidad de mi familia. Casi todas las noches escuchaba sollozos de mi madre o los gritos de mi padre. Mi padre obligaba a mi madre a prostituirse para pagar los gastos de la familia, y si ella no quería le pegaba hasta hacerla cambiar de idea. Yo jamás me enfrenté a mi padre, no encontraba el valor suficiente. Fue una noche en una discusión cuando a mi padre se le fue la mano y mató a mi madre, luego él se suicidó. Y yo quedé solo para el resto de mi vida.

Tras sus muertes quedé desamparado. Mi familia, o la que yo pensaba mi familia, me dio la espalda y me mandó a vivir a las calles de aquella fría ciudad, a los barrios bajos y fríos de aquel suburbio. Desde entonces y hasta mi muerte no hubo mayor felicidad que la contaminada por el alcohol, los vicios, las drogas, y los pecados.

El último día feliz de mi vida fue el último día de mi vida: cuando fui consciente de que todo acabaría. Y el día más triste, si tuviera que elegir sólo uno fue descubrir que estaba solo: que todos me odiaban como al mismísimo Belcebú.

El día de mi muerte empezaba a ser consciente de todos los errores, por eso cuando llegó la hora de la cita y vi acercarse la muerte con paso lento pero certero no intenté huir, ni pedí una segunda oportunidad, simplemente sonreí y fui feliz. Siempre he sido conocedor de mis errores pero jamás intenté remediarlos, ni siquiera evitarlos. Esa era la única forma que tenía de actuar vicio tras vicio, error tras error. Ahora para el resto de la eternidad sólo queda descansar y buscar a la dueña de las miradas esquivas para, ahora sí, luchar por pasar el tiempo junto a ella.