El Collar de La Soledad

Ella cerró los ojos un momento, y mientras le seguía se dijo:
«Si he de llorar, que mis lágrimas sean por lo que he hecho,
y no porque haya perdido la oportunidad de hacerlo”.

En La Oscuridad de La Noche

Con sólo una palabra de tus labios te habría besado,
Si sólo hubieses sido capaz de entender mi mirada
Te habría amado bajo el manto de las estrellas,
Si sólo hubiese sido capaz de hablarte con mis ojos
Habríamos sido dos cuerpos unidos en un solo sentimiento.

Jamás llegué a sentir esa fuerza en mi interior,
Y sé que no la volveré a vivir: nada será igual después de ti.
Fuego por dentro, pasión desgarradora y movimientos de mimo:
Tocarte sólo con la mirada, moverme suave sin agitar el aire,
Flotar sobre tu olor sin estar a tu lado, sin saber distinguirlo.

Y ahora, ha pasado tanto tiempo que no entiendo
Cómo puedo echarte de menos si nunca te tuve.
No entiendo cómo se puede amar a un fantasma que no existió.
Los errores que se representan cada noche en mi cama,
Me narran todo lo que no fue, lo que nunca será…

Y aunque duerma con ellos, me levanto solo, sin ti.

Las sábanas no son ese escudo que de pequeños creímos,
No nos protegen de todo el dolor, ni de todos los miedos…
Los fallos nos dejan solos, ni quiera ellos nos acompañan.
Como aquel atardecer que de no haber existido aún sería feliz.

Y sin embargo, sigo sin entenderlo, sigo sin entender
Cómo a pesar de creer tenerlo todo me sigues faltando tú.
Sigo sin comprender cómo aquella felicidad que pudo ser plena no lo fue.
Dejé que tú lo hicieras todo, sabiendo que así tal vez
El sueño jamás llegaría a existir, y el Collar de la Soledad
Sería mi nueva realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.