Perfecta

Y no eres más que la excusa (perfecta) para demostrarme que el amor existe.