Desenamorarte

Y no lo conseguía, no lo conseguía jamás, y ya había pasado mucho tiempo desde el último imposible, no podía borrar el recuerdo de su cabeza, ni de su corazón. Había, tenía, un algo que le hacía caer cada noche en el mismo dolor, llorar en sus sueños, y despertar con una extraña angustia en su cuerpo; aquella que ni otros labios habían podido robar, la misma que se alimentaba de más imposibles, de más promesas vanas que ambos sabían no se cumplirían pero una de las dos partes pensaba que minimizaría el dolor o eso pensaba la otra parte … porque, al final, el error nunca está en amar sino en no poder desenamorarte en el momento adecuado…

Misiles Olvidados, con eigual

Este poema lo escribí hace algún tiempo, fue un pequeño experimento con eigual, y salió publicado en mi último poemario, El Collar de la Soledad:

¿De qué sirve amar cuando ya se dio todo?
¿De qué sirve luchar cada mañana por nada?
¿De qué sirve querer empezar todo de cero?
¿De qué sirve enlazar las estrellas a la noche?

Cuando se ha amado hasta doler la sangre.
Cuando la lucha te devuelve vacío y silencio.
Cuando empezar de nuevo, es asesinarte más lento.
Y solamente quiero el reflejo del cielo en tus ojos.

Todo es inútil en ese momento.
Mi alma llora soledad, tristeza, desesperanza y miedo
Y tu mirada está tan lejos, que ni puedo soñar con ella.
Sólo los recuerdos me quedan, sólo el dolor me acuna.

Así que me deshago de los misiles que anidan en mi pecho.
De los misiles de los días sin ti. De mi piel sin la tuya.
Los misiles llenos de besos que aún no te he dado.
Y estallan bajo mis pies, todos los recuerdos.

Ellos, como como yo, te buscaron. Mas no supimos llegar.
Aquella noche podría haberte amado a la luz de las estrellas,
Sólo cobijados bajo nuestro amor, y nuestros sentimientos.
Pero, no deseabas darme tu amor, ni siquiera tu indiferencia.

Y ahora solo queda esperar, a que tal vez el tiempo
me traiga lo que me negó tu voz y tu cuerpo.
Mientras tú, mi amor para siempre y estos recuerdos,
se irán difuminando en el olvido de tu nombre.