Predecesor

Seguía sin comprender la razón de tu viaje,
No entendí, no alcancé a descubrir los motivos,
Hasta que te encontré en un sueño (otra vez).

Me costaba tornar la vista atrás, despertar;
Gritarme, abofetearme la cara y entenderlo:
El camino. Mis recuerdos. El peregrinaje.
Yo tuve la culpa, yo fui el culpable, yo te dejé atrás.

Una despedida siempre viene precedida de un viaje,
Y no al revés.

Volví tan enamorado de aquellas espigas de trigo:
De sentir el viento rugir entre los cereales,
De sentir el olor a paja tostada por el sol,
Fue el único lugar capaz de salvarme del abismo.

Y al volver mi boca dibujó una mueca en tu boca
Envidiabas el brillo de mis palabras y marchaste.
Seguías sin comprender la razón de mi viaje.

T’estimo, por Mireia Muñoz

Tu, que em toques dolçament
Entre carícies de seda…
Somrius, regalant-me
Tonelades d’amor…
Inicies a foc lent, un camí
Màgic, intrèpid, aventurer…
Obrint portes cap el meu cor.

{Mire, la fadeta}


T'estimo


Tú, que me tocas dulcemente
Entre caricias de seda…
Sonríes, regalándome
Toneladas de amor…
Inicias a fuego lento, un camino
Mágico, intrépido, aventurero…
Abriendo puertas hasta mi corazón.

Se Equivocaron

Esperaré a que duerman los niños,
para dejar que el cadáver de mi fracaso
flote en la superficie.
{Maram al-Masri}

Ninfa - Sara Guerrero

Mis musas murieron en un camino hacia la nada,
Creyeron que yo era el poeta necesario para hacerlas volar.
Se equivocaron.

Emprendí un camino a ninguna parte, el camino de las estrellas.
Buscando esas musas que hace tiempo marcharon,
Una senda en mi interior.
Me equivoqué.

No se puede recuperar aquello que se dejó ir.

 

——–
 

Estos pensamientos fueron escritos durante el verano del 2011, realizando el Camino de Santiago. Buscaba mis musas como único objetivo, pero de repente, un día, comprendí que allí no las encontraría, allí debía vivir el momento, la inspiración llegaría después, sin buscarla.