¿Quo Vadis?

Camino Zamora

En los últimos días, e incluso semanas, he pensado mucho en todo el pasado y el futuro, no he llegado a ninguna conclusión que me aporte todas las respuestas que quería. Es cierto que, estos días han sido duros: problemas y agobios de todo tipo, y de todas las magnitudes. Y he vuelto a pensar en esa tierra llena de magia que está al norte de España, y que tantas y tantas almas han recorrido: el Camino de Santiago. La morriña le está pidiendo a mi alma que vuelva a pisarlas una vez más. Y me apetecía escribir sobre él.

Puedo decir sin miedo a equivocarme, porque es una sensación que he compartido con más peregrinos y todos hemos dicho lo mismo, que allí se vive el presente. Aquí recojo palabras de Juan, otro compañero peregrino enamorado del Camino y de su tierra, Galicia (podéis encontrarlo en: www.galicias.com):
…cuando estoy en el Camino tengo la sensación de vivir continuamente en presente, sin darle vueltas al pasado ni al futuro, disfrutando intensamente del momento en que me encuentro.

A él lo conocí en mi primer viaje, y según hablamos hace poco estas palabras podrían haber sido escritas poco después de habernos conocido, y de separarnos. Y es exactamente lo que se siente al estar en el Camino, y la forma que deberíamos vivir: “continuamente en presente”. Seguramente, ninguno de los que estéis leyendo estas letras podrá negarme que en estos momentos haya algún hecho de su pasado, algún “error” o alguna decisión que desearía no haber tomado. O, peor aún, llegar a preocuparnos por un futuro incierto, por cosas que tal vez jamás lleguen a suceder, o por el camino al que nos llevará aquella decisión que tomamos el otro día.

Sin embargo, en el Camino y, de nuevo, en palabras de Juan: Descubrimos que existe el dedo meñique del pie izquierdo y que es fundamental… pues si llevamos en él una pequeña ampolla ese dedo se convierte en el punto más importante del universo… Y así vamos descubriendo nuestro cuerpo, sintiéndolo… y esto nos trae al presente, al aquí y ahora… Ésa es la magia que nos falta en nuestra vida diaria, el sentirnos dueños de nuestro presente, el comprender que es sólo ese momento el que podemos cambiar y en el que debemos actuar. Allí llegamos a comprenderlo, aquí no somos conscientes de ello: la realidad nos nubla el presente y sólo nos deja ver las preocupaciones.

Debemos entender que la vida puede cambiar en un solo segundo, que de nada nos sirve pensar en qué ocurrirá en cinco años, tres meses o dos días porque es incierto. Debemos alcanzar a ver que éste presente es lo único que tenemos y sobre lo único que podemos actuar, el pasado sólo son viejos recuerdos que nos apoyarán cuando lo necesitemos, pero nada más, no podemos preocuparnos por ellos. Debemos ser peregrinos.

La vida es demasiado corta como para perder el tiempo echándote a llorar,
La vida es suficientemente larga como para no quererlo intentar una vez más;
Debes tomar tus decisiones, sin mirar atrás, sin arrepentirte “Jamás”
{Dispuesto a Seguir; Dragonfly}

Una respuesta a “¿Quo Vadis?”

  1. A veces es necesario hacer viajes con nosotros mismos, sin más caras conocidas… Que todo alrededor sea novedad. Es cuando realmente uno llega a conocerse a sí mismo, a saber que hay más allá de lo que vemos… Que realmente podemos abrir esa jaula que cerramos día tras día sin darnos cuenta… Quizás sea esa la magia que viviste en esas bonitas tierras…

Comentarios cerrados.