Nunca es fácil vivir

Y la soledad volverá a disputarse ese lugar que por un momento tuvo que abandonar. Aquellas palabras resonaban en su mente, le martilleaban: era un simple canción pero era su realidad desde que terminaba su trabajo hasta que volvía a él al, con suerte, día siguiente, en el peor de los casos dos días de distancia.Su rutina era sencilla. Despertar siempre antes de que sonara el despertador, elegir traje: indiferencia o apatía. Y tenía suerte, también podía elegir una máscara que le acompañara, y ocultara las ojeras: felicidad o éxito. En su rutina debía aparentar que todo le iba bien y que nada le importaba. Entendió que al final, el secreto está en sobrevivir y hacer como si realmente estuvieses viviendo.

Hablaba poco, siempre fue de palabras escuetas, y aunque ello podría parecer que le retraería más en sí mismo no era así. Trabajando no tenía tiempo que dedicar a la soledad, ni a los recuerdos. Alguien escribió una vez que el peso de los recuerdos nunca es el mismo para todos, pero le faltó añadir que ni siquiera lo es para nosotros en distintos lugares. En su pequeño habitáculo de la oficina sólo tenía tiempo para pensar en lo retrasado que iban en el trabajo o en las nuevas exigencias de los viejos y nuevos clientes: no quedaba espacio para nada más. Pero al finalizar, siempre con horas extras, volvía al habitáculo de su soledad.

Seguía su rutina, una rutina de la que se creía, y se sabía, imposible de salir o romper. Nunca es fácil vivir, vivir no es fácil, pero, ¿realmente era más difícil que para el resto del mundo? Nadie puede saber las cargas de otra persona, ni cómo le afectan y aún menos si usan máscaras. Por eso, tras quitárselas los recuerdos volvían a atormentarle. Eran unas pocas horas, intentaba huir de ellas con música (y la soledad volverá a disputarse ese lugar que por un momento tuvo que abandonar) o con la televisión. A veces lo conseguía hasta que el sueño llegaba y le indicaba que era hora de apagar las luces y dejar que mañana al despertar todo volviese a ser un simple sueño donde perderse y huir: pero nunca ocurría.

Conseguía callar su mente durante unos minutos, los suficientes para dejarle dormir pero no los bastantes para darle la oportunidad de soñar con algo más, con algo distinto… la oportunidad de evitar sus propias pesadillas. Huir de la rutina que se ha producido en su vida, evitar las ojeras que la máscara de la felicidad oculta cada mañana.

Sabía muy bien que el problema y el origen de aquellas pesadillas estaba en las expectativas, recuerdos que sólo habían existido en su mente y que le hacían feliz al imaginarlos, pero que jamás se harían realidad. Los había alcanzado con sus manos en el mundo onírico que todos viven despiertos y ahora les destrozaban las noches con una sonrisa fantasmal y sólo de pensarlo le entraban ganas de llorar. Sabía jamás se cumplirán y al despertar ya no quedaban más lágrimas que derramar sólo algunas horas hasta que sonara el despertador para seguir en esa lucha infinita entre la razón y el dolor. Entre olvidar todo o seguir ahí sufriendo: sobreviviendo en esa batalla ya perdida que siempre supo no podría vencer.

Pero quedan pocos minutos para enfundarse en el traje y la máscara, está apunto de sonar el despertador: un día más para entregarlo todo a cambio de nada y perder, y soñar ante de que lleguen las pesadillas que aún se puede huir y empezar a vivir por difícil que sea.