El Rincón de Los Vencidos

Recuerdo que fue un tres de mayo del 2007 cuando la novela comenzó, entonces sin un título. Llevaba varios días pensando e intentando buscar un tema para un relato corto que quería presentar a un concurso literario, pero no fue hasta aquella noche cuando tuve la inspiración. Las musas son caprichosas y llegaron mientras dormía, en aquel sueño me recuerdo escribiendo en el ordenador, al despertarme escribí lo que recordaba, sin saber dónde me llevaría ese texto. El texto es el que os copio a continuación:

Ahora que ha pasado el tiempo, ahora que la soledad me ha enseñado mucho más de lo que jamás hubiera podido aprender a tu lado. Ahora que he tenido tiempo para pensar en todo aquello, ahora que sé valorar lo que tuve, ahora que por fin sé que nunca serás mía. Ahora que por fin he comprendido que no estaba preparado para estar a tu lado y, quizás, tampoco para estar al lado de alguien más… Ahora acabo de saber que vas a unir tu vida con aquel chico, ahora sé que no podré soportar más este dolor.

Aproximadamente, esas eran parte de las palabras que estaba escribiendo en mi sueño. A partir de ahí llego todo: los personajes, la historia, los sentimientos, el rincón… sus vidas. Porque, en definitiva, lo que El Rincón de Los Vencidos cuenta es la historia de cualquiera de nosotros, incluso tal vez la tuya. El Rincón habla del amor entre dos jóvenes, dos compañeros de universidad, tan inocentes que no entienden cómo funciona la vida real; ni siquiera que una sola mirada, una sola persona pudiera hacer tambalear todos sus pilares y quitarle el sentido a todo lo que habían hecho hasta ese momento.

Por su parte, ella sabe que no debe estudiar la licenciatura, pero bajo el regazo de sus padres, ¿qué puede hacer por evitarlo? Ellos saben que tarde o temprano encontrará lo que está buscando, un motivo por el que seguir; el mismo que le hará ser cómplice y receptora de las palabras que llegaron a mi mente en el sueño. Y, sin embargo, desde fuera aquella relación parece tan idílica que no entienden sus problemas. Y tampoco llegarán a entenderlos cinco años después, y es que, a esa edad un joven es tan moldeable que todo puede cambiarlo, porque como dice Ibm Hazm: ¿Hay quién rescate al cautivo del amor?

Por su parte, El Rincón fue mi segundo libro autoeditado, para él había cambiado los relatos cortos y la poesía por la novela, pero manteniendo el trasfondo amoroso y la ilusión por los sueños. Tal como dijo Susana Ramírez Polo en el prólogo:

A pesar de su juventud, Josemy tiene la sensibilidad necesaria para emocionarnos a base de palabras. Su forma de hablar sobre el amor y las situaciones cotidianas que tanto nos afectan y a las que a veces, tan poco caso le hacemos, con su gran baza a la hora de escribir.

Ojalá todos luchásemos y llevásemos esa fuerza y esa constancia a la hora de perseguir nuestros sueños como lo hace Josemy.

En este caso, este joven escritor no abandona la escritura, no abandona su sueño y nos sorprende con este, su segundo libro, que sin duda alguna, nos dejará huella.

El título del Rincón de Los Vencidos se basaba en una canción de los malagueños Siddharta (igual que uno de mis antiguos blogs), pero esta vez se complementaba con el subtítulo de “Nuestro Rincón, Nuestra Historia”. Recuerdo también muy bien que la novela se fue escribiendo sola bajo el título y el concepto. Mención especial merecen las cubiertas porque no sabía bien qué es lo que necesitaba, pero tenía claro que quería a Estefanía Fernández detrás del diseño y finalmente nos decantamos por la portada que hay al inicio de la página: una chica mirando al infinito del agua, sin ningún pensamiento o quizás con miles de ellos, algo que solo descubrirás, una vez dentro de la novela.

A partir de ahora, si quieres compartirlo y descubrirlo, puedes adquirirlo o descargarlo desde El Rincón de Los Vencidos, o ponerte en contacto conmigo en los comentarios, desde la página de contacto, o desde el mail info@josemiguelvalverde.es. Y, si quieres un poco más de información, recuerda que tienes más información antigua en El Mismo Lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *