Envidia

Y, en el fondo, te envidio. Tú no sabes lo que es llegar a casa y encontrarla vacía, cerrar la puerta de madrugada y que tu cena sean solo los restos del almuerzo del día anterior, fríos en la nevera. No tienes ni idea de qué es dejar la televisión encendida para que haya un poco más de ruido. Ni imaginas el entrar en la cama y encontrarla vacía.