Enamorarme de Ti

No puedo –ni debo– enamorarme de ti,
y sé que no, pero eso no quita que lo haga.
Es como la frase del videojuego al que jugaba de pequeño:
Nadie nos enseña a amar… y sin embargo, nos enamoramos”.
Pero no siempre nos enamoramos de la persona correcta.

No podemos elegir quién nos secuestra los pensamientos,
ni cómo sentirnos, cómo actuar o cómo enfrentarnos.
Pero aquí me tienes sin saber qué hacer ni qué sentir,
equivocándome a cada segundo y deseándote un poco más,
y creyendo que todo esto que siento puede ser amor.

Porque simplemente es eso: nadie me explicó qué amar,
ni siquiera cómo o hasta qué punto entregarme.
Tampoco quiero compartirlo con nadie, cada uno,
cada persona supongo que siente de forma distinta –magia–.

Pero sería tan fácil si tú también (me) quisieras,
si tú me dejaras sería tan fácil que…
podría haber entre nosotros, si quisieras,
algo que no se pierde, un secreto jamás publicado,
aunque otros se divulguen.
Te bastará saber que si cargaras mi corazón
con lo que ningún otro pueda soportar, yo puedo.

{Ibn Zaydûn}