Bucle

Salir a la calle, bajo la lluvia, acercarme a ella.
Y comprar un paquete de tabaco, locuras que acabarán conmigo, yo que no sé tragarme el humo pero sí el valor. Prender el cigarro, extraño ritual que siempre me apaciguó. Llevar a mi boca el cigarro, encender el mechero y cerrar los ojos.

Salir a la calle de mi habitación, desnudo, y encender otro cigarro.
Son demasiados ya, pero aprender a tragarme el humo y ser capaz de hacerle un hueco en el pecho junto al valor. Terminar por expulsar todo el humo, verlo desvanecerse y no la cobardía. Apagar el cigarro, tirar la colilla.

Volver a comprar tabaco, yo que no fumo, por no tener los cojones de besarte. Y apagar los nervios en cada calada, mientras espero por volver a verte, y sonreírte, pero sin besarte… siempre sin besos, nunca con besos.